La Bonanza se hace esperar

Pese a los alardes del gobierno acerca de la reducción de la pobreza, la cruda realidad que vive el pueblo, neutraliza esos aires triunfalistas.

Confrontar el Perú actual con lo que era hace unas décadas es reconocer que ha mejorado un tanto. No hay duda que el país está pasando por una buena etapa, desde el punto de vista macroeconómico es el que más crece en la región, pero eso no basta.
A pesar de ciertos índices de mejora, la pobreza no ha sido erradicada del todo. Perú, enfermo crónico, aún no vence su enfermedad más grave, la extrema pobreza que persiste en el interior del país. En la sierra rural, ahí es donde los estudios, las encuestas y las cifras, han observado los índices más bajos y su persistencia endémica, pues la inversión privada no llega a esos lugares. Sólo será superada, afirman los expertos, por una decidida inversión del gobierno dando vida a estos pueblos con trabajos de salubridad, carreteras y educación.

Actualmente Perú está saliendo del hoyo, de la oscura realidad que lo agobiaba y esto es un gran logro. No obstante, el gobierno de turno está usando esto a favor de su gestión, como se percibe en las declaraciones del Ministro de Salud, Hernán Garrido Lecca, el Primer Ministro Jorge del Castillo y otros. El presidente Alan García ha prometido que la pobreza será inferior al 10% en 2015, lo cual ha sido recibido con suspicacia por la oposición debido a la controversia en torno a los métodos de medición aplicados por el Instituto Nacional de Estadística e Informática (INEI).

Los porcentajes son muy claros. Renán Quispe, Jefe del INEI, anunció el pasado mayo, avalado por funcionarios del Banco Mundial y de un Instituto Francés de Desarrollo, que la reducción de la pobreza disminuyó 5,2%.
Farid Matuk, Ex Jefe del INEI, desde su actual trabajo en Bagdad, acusa a Renán Quispe de haber inflado artificialmente las cifras y exige que esta institución publique su base de datos. Matuk, en una entrevista telefónica desde Irak, hizo una serie de cuestionamientos, denunciando que el gobierno aprista alteró la tasa de no respuesta fijada entre enero y abril de 2006 durante su gestión. Luego de comparar sus propias cifras con el informe sobre pobreza recientemente publicada por el INEI, el ex funcionario concluyó que se alteró dicha tasa reduciéndola “artificialmente” en 6 puntos porcentuales en estos primeros meses de 2006 para probablemente incrementar el porcentaje de familias no pobres.

Claramente se ve la manipulación de cifras. Además todos los días los diarios publican crónicas y reportajes que hablan de flagrantes casos de extrema pobreza en la sierra del centro y del sur. Según datos del mismo INEI, la sierra rural concentra el 67.5% de la pobreza extrema y sigue siendo por mucho el ámbito más alejado del desarrollo. También señalan que a los pobladores de la sierra rural les faltan S/. 67.21 para llegar a los 229.4 que marcan el límite de la pobreza para el 2007. La sierra rural presenta también mayor disparidad entre los gastos de sus habitantes. Otras cifras contenidas en el informe confirman que la pobreza es mayor entre quienes hablan lenguas nativas, así como en los hogares con mayor número de niños y adolescentes.

La Encuesta Nacional de Hogares, realizada por el actual gobierno, confirma que la pobreza, especialmente la extrema, sigue siendo muy alta en la sierra rural por eso es importante que le gobierno haya expresado su preocupación porque los beneficios del crecimiento no llegan a este grupo de la población.
Por otro lado se presentan casos de contraste y paradoja como los que sen en Ica y Huancavelica. 15% es la pobreza total en Ica, que es la región con mejores indicadores en el país, según el INEI. Esto contrasta con el 85,7% de la población de Huancavelica que se encuentra en situación de pobreza.

Mientas Huancavelica padece por el frío y la orfandad gubernamental, Ica está progresando gracias a gestión privada, la agroexportación. Si bien es cierto que el jornal promedio en Ica se incrementó de 15 a 20 soles, hay que escuchar las voces discordantes que advierten que esta bonanza podría ser temporal, mientras duren el entusiasmo y las inversiones. Martín Beaumont, Director de la ONG Oxam Perú, sostiene “el tema de fondo no tiene que ver con cuántos puntos disminuye la pobreza sino cuán sostenible es la reducción de este flagelo a largo plazo una vez que termine el crecimiento que es cíclico”.

Hay quienes aducen que el progreso de Ica se debe al agua que baja de Huancavelica, por lo tanto sería equitativo que Huancavelica reciba un canon compensativo al respecto. Sería muy justo, pues según un informe del programa de desarrollo de las Naciones Unidas (PNUD) coincidió en abril último que Huancavelica, una región andina donde viven unas 447 mil personas, es la más pobre del país, con índices de pobreza que llegan al 88,7%, mientras que la extrema pobreza afecta al 72,3% de la población.
Es un escándalo hacer alharaca publicitaria por una pequeña reducción de la pobreza mientras subsisten la desnutrición crónica, en Ayacucho la desnutrición infantil llega al 40% señalan expertos de UNICEF, la tuberculosis se expande basta ir a los hospitales; la desocupación y el desempleo aumentan, el descontento y la zozobra de las amas de casa en los mercados, ante las continuas alzas de los alimentos, son desesperantes. La gran mayoría no le cree al gobierno, y sus vivencias cotidianas refuerzan su desconfianza. Un 91% cree que el alza de precios de los alimentos ha agravado la pobreza y sólo un 8% cree que no es así. Estos datos pertenecen a la encuesta publicada por el Instituto de Opinión Pública de la PUCP.

La ONG Oxfam afirma que no hay adecuada distribución de la riqueza para la mayoría del país. “El crecimiento económico no garantiza por sí solo la redistribución. Nose puede dejar todo al libre mercado”, indicó el Director de Oxam Perú. En el documento “Pobreza, Desigualdad y Desarrollo en el Perú 2007-2008” se sostiene que el actual sistema, si bien es cierto reduce la pobreza no disminuye la desigualdad. Con esto pone en duda la efectividad del crecimiento económico.

Según el informe, el modelo económico vigente genera mayor brecha entre las regiones y sectores que se benefician del sistema y los que no, por eso recomienda fortalecer el rol del Estado a largo plazo en sectores que generan conflictos sociales, como el minero y el laboral, para frenar las desigualdades. Además remarca la permanencia de abusos laborales incluso en los sectores que se han visto beneficiados con el modelo económico como el agroexportador y el textil, como un factor de inequidad.
La primera encuesta nacional sobre la economía que acaba de publicar el Instituto de Opinión Pública de la PUCP muestra que la millonaria campaña publicitaria del gobierno para convencer a la población de que la pobreza se ha reducido, ha fracasado: Sólo un 30% cree que la pobreza se ha reducido un poco, quienes creen que la situación no ha cambiado son un 38% y un 28% cree que hay más pobres que antes. Nelson Manrique ,reconocido historiador y sociólogo, ironiza “Sería mejor no desperdiciar los recursos fiscales, tratando de convencer a la población de que la noche es día y utilizar ese dinero para reforzar los programas sociales, ya que a pesar de lo que dice la prensa, quienes creen que la única forma de desarrollarse es promover una mayor participación del Estado en la economía suman un 54%, mientras los que creen que la única fórmula para el desarrollo es promover la economía privada de mercado llegan apenas al 38%”.

Las espectaculares cifras de nuestra macroeconomía, que cada mes repiten con entusiasmo analistas y funcionarios gubernamentales, de nada servirán en el largo plazo si no se realiza una profunda reforma educativa.
Sino se mejora frontalmente el sistema educativo, el progreso y la bonanza tardarán mucho más en arribar a nuestro país. No saldremos nunca del subdesarrollo si no se invierte en educación.

Pobreza extrema

Merecido tributo al pintor Teófilo Castillo

Teófilo Castillo, excelente pintor peruano de talla internacional, gracias a esta exhibición artística, restituye su valor y recupera el sitial en la plástica peruana, superando el olvido de las actuales generaciones.En esta oportunidad, el Centro Cultural Británico donde enseñan inglés y difunden los valores ingleses, dan una lección peruanista al presentar a la comunidad limeña una muestra que, en realidad, se convierte en un homenaje, un tributo y un resarcimiento a Teófilo Castillo, genial artista peruano, así descrito por sus biógrafos, historiadores de arte y críticos. Aunque también fue incomprendido por algunos de ellos, quienes lo tildaron de colonialista y pasadista. Obtuvo el único galardón de su carrera: Medalla de plata en el Salón de Luxemburgo con la obra “La Virgen Consolatriz”, copia de un famoso cuadro de Bougerau. Nació en Carhuas, Ancash, el 2 de octubre de 1857 y murió en Tucumán, Argentina en 1922.

El ambiente de la muestra pictórico es festivo, la gente con mucha alegría y confianza va y viene. Observan, se alejan para apreciar mejor las obras, miran con detenimiento. Hay parejas paseando ante los cuadros. O tríos de amigos, los cuales hacen comentarios diversos. Salvador Velarde, pintor conocido esbozó una sonrisa satisfactoria, afirmando: “Es el redescubriendo de una gran pintor”.

El montaje de la muestra está planteado de tal forma que las obras atraen por grupos y temáticas. Empezando a mirar por la derecha hay una obra de recreación histórica, se llama “La procesión del Corpus Christi”, continúa una saga de preciosas marinas, que la gente observa con primor.

Lo que causa mejor interés son los paisajes. Maravillosos panoramas de los nevados y lagunas de Ancash, según las opiniones de los espectadores. También pintó la bahía de Lima, interiores de casonas, “La Quinta Heeren”, donde residió un tiempo, “La casa del anticuario en el Cusco”, “Casa en la calle Santa Teresa del Cusco”. Paisajes a pleno sol como la “Laguna de las flores”, “Paisajes de la Hacienda Huachipa”, “Alameda Pardo”, “Recuerdo de Huachipa”, entre otros. Todas estas obras han sido elaboradas en la técnica de óleo sobre lienzo, madera o cartón y la mayoría de estas obras están fechadas a principios del siglo pasado.

Por los años 1908 y 1910, Castillo realizó un viaje a España y Francia. Ahí siguió pintando. En esta ocasión lo corroboran pinturas como” Alhambra”, “Portadas de las carretas” (1908), “Burgos” (1908), “Córdova” (1909). En París conoció y se hizo amigo de Daniel Hernández, considerado como un egregio pintor nacional. El cuadro “Iglesia de la Santa Corona, Bruselas” está firmado en 1908.

Francia se precia de talentosos artistas en todos los géneros. Para confirmarlo han creado la Alianza Francesa que cumple actividades en todo el planeta. Alemania dispone del Centro Goethe. Desde esta institución, diseminada en muchísimas naciones, difunden la cultura germana. España ha creado en la mayoría de países su Casa España, promoviendo un permanente intercambio en el campo de la cultura en general. Italia cuenta con el Instituto Italiano de Cultura para difundir su lengua, su música y a sus artistas. Estados Unidos, por intermedio del Instituto Cultural Peruano Norteamericano (ICPNA), realiza una serie de actividades culturales y por supuesto enseñan inglés y propalan la cultura y costumbres norteamericanas.

Japón promociona los valores nipones a través del Instituto Peruano Japonés. Allí enseñan su idioma y difunden a sus artistas y valores. Brasil extiende su cultura y lengua a través del Instituto de Estudios Brasileños. Y así la mayoría de naciones se las ingenian para transmitir y hacer circular lo suyo. Al Perú le falta crear un ente que difunda en otros países, la riqueza cultural que representan sus artistas, pintores, artesanos, músicos, danzarines, etc. El día que esto suceda, Perú cultural estará en boca de todos, tal y como sucede con la gastronomía peruana, debido a sus propios medios.

Ingresando al Instituto, bajando las escaleras que dan a parar al sótano del Británico de Miraflores, donde funciona la Galería John Harriman, se viene realizando la exposición antológica del pintor Teófilo Castillo, la cual se inauguró el 26 de agosto y permanecerá abierta hasta el día martes 30 de Setiembre de 2008. Esta exhibición retrospectiva abarca 59 obras entre paisajes, algunas pinturas ligadas al pasado histórico, marinas y retratos.

“Hasta el momento, enfatizó Alejandro Valdez, nunca había visto la vasta y gran obra del maestro Teófilo Castillo reunida; ahora nos regalan esta luminosa muestra que rinde homenaje a un artista peruano, hijo del Impresionismo”.

La curadora de muestra es la afamada crítica argentina Élida Román y con ella han contribuido familiares, coleccionistas y amistades del pintor. Un turista extranjero comentó que se trata de una obra grandiosa, de gran técnica y colorido, y resaltó el manejo de la luz y el color en sus cuadros. Criticó que tratándose de un excelente pintor sea poco difundido. Este último comentario nos da la pauta de cómo esta muestra está siendo seguida por amantes del arte que proceden de diversos países, convirtiéndose este lugar en una exitosa galería cosmopolita.

“Para quienes admiramos, seguimos e investigamos el arte del siglo XIX, en especial el peruano, esta es una ocasión invalorable” enfatizó Marco Juan Cabrera, estudioso de Arte. En su opinión considera a Teófilo Castillo como el primer vanguardista peruano y concluyó afirmando que “retratos y paisajes, además de las marinas son buenos ejemplos de su pericia”. Más adelante agregó “aunque gusto más de los retratos que son un lección trascendental (al estar juntos) de la evolución de su trazo, marcando en cada toque ese particular mosaico “espectral” que hace ese fondo característico del pintor”.

Al dar la vuelta a la espaciosa sala de exposiciones, están los retratos, que llaman poderosamente la atención de los asistentes. Los más admirados: “Don Ricardo Palma” (Óleo pintado en 1917), “Reneé Palma” (1920), “Julia M. Cazorla de Urteaga” (1915), “Cabeza de Anciano” (1908), “Adela Q. de Castillo” (1907), “Javier Prado y Ugarteche” (1915), “Doctor Ricardo Flores Gabiño” (1906) y un cuadro pequeño que los espectadores observan con ahínco y mucha curiosidad: “A mi hijo Aitor”.

Teófilo Castillo con mirada aguda y maestría técnica demuestra que es un magnífico retratista, logra captar lo que se oculta tras el rasgo o el gesto. A Teófilo Castillo lo recuerdan los historiadores por haber contribuido a favor de la creación de la Escuela Nacional de Bellas Artes. Él fue quien sugirió la figura de Daniel Hernández como primer director.
Edgar Macedo Hernández charlando con Brígida Navarro, consideró que ésta es “una de las mejores muestras que brinda esta sala de arte. Hablar de la talla de esta eminencia de la plástica peruana lo hace imperecedero”. Brígida contestó: “Bella colección que nos transporta en el tiempo”.

“Muy interesante exposición sobre un pintor aparentemente olvidado –reveló Esmeralda Hildebrant, visitante de la muestra- Saludo la iniciativa de realizar muestras que actualicen la obra de nuestros artistas y promuevan el arte”.
Pedro Ugarte, profesional interesado en arte manifestó: “!Don Teófilo Castillo es enorme¡” Y lo relaciona en talento y genialidad junto a Daniel Hernández y Carlos Bacaflor . Según él continuó comentando a su vecino “para que el trío de genios peruanos esté completo”.

Hasta el 30 de Setiembre los peruanos tienen la gran oportunidad de admirar y apreciar obras, muchas de ellas exhibidas por primera vez, y que por la gran cantidad de su confección, merecen ser visitadas y disfrutar del goce estético que ellas provocan.

obra de Teófilo Castillo

Del caos al progreso

POLVOS AZULES: LECCIONES DE UN PERÚ EMERGENTE

Polvos Azules, mercado arquetípico de Lima, demuestra la peruanísima manera de crear fuentes de trabajo en base a tozudez, solidaridad y laboriosidad de sus propietarios.

Lima, pacata y conservadora ya no se escandaliza de encontrar en lugar privilegiado, en el local de Polvos azules, toda clase de Dvds y películas pirateadas. Según Jaime Bedoya, connotado periodista limeño, el desempleo podría ser el padre de la piratería, en un paralelo comparativo, pues narra que en sus viajes ha adquirido productos piratas en Nueva York, Madrid, París, Seúl, Buenos Aires y Río de Janeiro, Lima se llevaría el premio pues en las capitales mencionadas anteriormente, jamás encontró la calidad ilegal del DVD pirata peruano.

En sus inicios, el mercado de Polvos Azules disponía de pasadizos estrechos. Los vendedores y sus negocios estaban tan pegados que la gente se topaba y obstruía el paso a los transeúntes. Los ambulantes se aferraban a sus espacios ganados con mucho esfuerzo porque no pagaban impuestos. En cambio, ahora pagan 86 soles mensuales si quieren estar en regla y los 522.50 si quieren independizarse, es decir, pagar por año.

Los orígenes de Polvos azules se remontan a la historia de don Gaspar de los Reyes y su lujuriosa mujer, quienes vivían en el Jirón Santa a una cuadra de la Plaza de Armas de Lima. En 1573, el cabildo limeño le confirió, gracias a la creatividad de don Gaspar por un secreto para teñir cueros, la exclusividad del teñido añil por 3 años. Cuenta la historia que durante ese periodo don Gaspar ganó mucha plata; su mujer, experiencia amatoria, ya que acostumbraba pasearse a media noche, dando rienda suelta a sus apetencias carnales con los empleados de su marido. Por la premura del tiempo, el temor y la vergüenza, abandonaba el lugar marcada de azul. Desde entonces el jirón Santa ganó un nuevo nombre: Polvos Azules.
Lo anecdótico es que alrededor del actual local, medran varios prostíbulos populares, continuando de algún modo la tradición erótica.

Para enfatizar esos asuntos voluptuosos y gozando de un lugar estratégico y privilegiado, lucen todos sus encantos y colorido, una centena por lo menos de stands que ofertan todo lo que tiene que ver con la pornografía novísima y renovada. Desde CDs hasta videos, películas, aditamentos varios, juguetes eróticos, etc. Todo debidamente embalado y ofertado por un sinnúmero de damas o caballeros. Estos puestos son los más visitados por el público en general.

El Arquitecto Eduardo Orrego, Alcalde de Lima, dictaminó en 1981 que ningún vendedor callejero se quedara deambulando. Todos debían acudir a Polvos Azules. El otrora Jirón Santa se convirtió de la noche a la mañana en el atiborrado mercadillo donde acudía todo el mundo a comprar dizque barato. Lima es declarada Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO en el año 1983. Adiós vendedores ambulantes. No podían seguir en el centro. Por mucho que quisieron comprar Polvos obtuvieron negativa rotunda. Desesperados no encontraron mejor opción que adquirir un antiguo y abandonado edificio de Sider Perú.

En 1997, tras 16 años de ocupación ilegal de la ex playa de estacionamiento del malecón fluvial, 1,500 ambulantes desempolvaron sus ahorros debajo del colchón y pagaron 5 millones de dólares americanos por 16,000 m2 propios. Del centro de Lima a La Victoria, cambio que anuncia el triunfo sucesivo. El pasacalle que selló esta adquisición fue esperanzador, musical y colorido, con esto realizaron la mudanza. Este acto manifiesta el optimismo que reinaba en ese entonces y que persiste en el espíritu de estos nuevos empresarios. Decidieron bien. Hoy por hoy cosechan éxito, público, ventas y clientela. Escogieron una nueva ubicación. De hecho, las mejoras saltan a la vista. Todos los puestos de venta disponen de una computadora de última generación para llevar sus cuentas, lo cual demuestra lo actualizados que están en cuanto a tecnología y modernidad. Aceptan también tarjetas de crédito como Visa y Visa Electrón para comodidad de los compradores.

Ingresar por cualquiera de sus puertas es penetrar en una caja de Pandora. La música estridente, generalmente de las cumbias de moda, se entremezcla con las voces en inglés de las películas extranjeras. Es tal la cantidad de gente, hombres mujeres, niños; todas las sangres; todas las procedencias. A este lugar acude mucha gente joven. Entre ellos muchos extranjeros, seguramente turistas que visitan Polvos Azules atraídos por los precios bajos.

De laberinto en laberinto se observan innumerables radios, cassettes, equipos, cámaras digitales fotográficas y de video, celulares, ropa para todas las edades, jeans, casacas, polos, camisas, joyas de oro y plata. El local consta de 3 niveles. En el sótano venden, relojes, juguetes, videojuegos, DVDs, etc. En este lugar se puede conseguir las más variadas películas, desde las clásicas hasta las de estreno. Incluso la oferta es bastante tentadora 4 DVDs por 10 soles.
En el primer piso, ropa, zapatos y zapatillas de todas las marcas para personas pudientes y misios. En el segundo nivel, juguerías y restaurantes, cuyas “promotoras” tratan de ganar clientes hasta el cansancio.
Este 8 de junio cumplieron 27 años. Este aniversario lo vienen celebrando desde 1981 en que se denominó al Campo Ferial Polvos Azules, la primera fuerza comercial del Perú. Para celebrar a lo grande contrataron a cantantes vernaculares y la fiesta se realizó en el segundo piso, sin necesidad de paralizar las ventas.

Un punto en contra es la ausencia de garantía. De todos modos, cabe resaltar los esfuerzos que hacen. Ofrecen un servicio especial al cliente, la posibilidad de acudir a la administración y dejar sentada la queja correspondiente y esperar algún tipo de solución. Claro está que aun no alcanzan los estándares de garantía que ofrecen los centros comerciales de mayor envergadura, aunque en la práctica estén casi iguales, pues los llamados “grandes”, tal el caso de Ripley o Saga Falabella hacen caso omiso de sus propias ofertas y niegan sin ningún escrúpulo las soluciones pertinentes.
La APDAYC (Asociación Peruana de Autores y Compositores) ha iniciado hace 2 semanas, una campaña para que los vendedores de todos los artículos musicales, se pongan a derecho, es decir paguen un porcentaje a esta institución. Este esfuerzo, en este caso, resulta muy tibio y prácticamente ineficaz.

La Policía realiza esporádicas intervenciones para incautar falsificaciones y piratería. José Álamo Comones, nuevo empresario que empezó como ambulante a los 16 años y actualmente de 43 años, es secretario de imagen institucional de Polvos Azules, reclama “que se lleven lo que tengan que llevar pero que no destrocen el lugar o masacren a la gente que trabaja”. Son conocidos los excesos policiales, dando que hablar la ferocidad policial, abusiva y cruel, con que tratan estos malos policías a sus connacionales.

Respecto a la propiedad, en cuyo rubro están en problemas, debido a una compra torcida hasta ahora arrastran litigios penales y civiles por malas jugadas de los vendedores. Algún día les llegará una solución salomónica en vista de su perseverancia y laboriosidad, sobretodo por la justicia de su causa.

Aquí se repiten los problemas sociales ya que los propietarios explotan a sus empleados. Tenemos el ejemplo de Jenny, una joven de 25 años, rasgos andinos, nacida en Lima pero de padres huancaínos. Hace 3 años que trabaja vendiendo ropa para mujer casacas, chompas y otras prendas femeninas. Siempre ha trabajado en ventas pero en realidad ha hecho de todo. Por un conocido de su mamá llegó a Polvos Azules. Ella es consciente de la explotación que la rodea. Siendo una magnífica vendedora y teniendo un gran carisma para vender, no le pagan lo justo. Es una lástima que los dueños no se acuerden cuando fueron ambulantes, deberían considerar el esfuerzo de sus empleados y ser equitativos en las remuneraciones.

“A Polvos Azules por democratizar la cultura”, es la acertada dedicatoria del cineasta Javier Corcuera quien escribió esto enfatizando en la necesidad de difundir el arte y la cultura en el pueblo. Por otro lado la procedencia de sus productos es cuestionable y muchos afirman que es ilegal. Poco a poco y con cierta lentitud los estamentos legales del estado están ganado terreno en este aspecto, exigen que la mayoría por decisión propia y sin presiones de ningún tipo vayan amoldándose y entrando en la legalidad. Ello les dará mayor carta de ciudadanía frente a los ojos fiscales. Los grandes esfuerzos que hacen y los números significativos de los capitales que movilizan, los hacen candidatos perfectos para el éxito total y la prosperidad.

Las lecciones que deja este fenómeno, peruanísimo por cierto, para salir de la pobreza, su tozudez para luchar por un lugar de trabajo; la creatividad para hacerse de un fuente de trabajo, la solidaridad y ayuda mutua entre ellos y sobretodo la laboriosidad con que abordan los diferentes tipos de comercio, marcan un proceso que fácilmente podía ser motivador para todos los peruanos.

Polvos Azules con sus desvelos iniciales, sus fracasos y éxitos, los desniveles de sus relaciones entre nuevos propietarios y trabajadores; y la variopinta multitud que lo frecuenta es introducirse de algún modo en la historia económica del Perú.

Polvos Azules

Guillermo Niquén

EMPECINADA ADHESIÓN AL ARTE
En la vida y las palabras de Niquén se reflejan las ansias y menesteres de un artista sediento de vida y realización. Los constantes sinsabores que tiene este pintor peruano por la falta de ventas, perduran no muy lejos de la Municipalidad de Miraflores.

Una fila de caballetes y cuadros atraen la atención de turistas y viandantes en pleno parque de Miraflores. Una veintena de artistas empezaba a exhibir sus obras. Eran las once de la mañana de un domingo privameral. Coloridos óleos y acuarelas se exhiben profusamente. De pronto me llamó la atención la expresión, al mismo tiempo estrafalaria y simpática, de un pintor que resaltaba entre los demás por su amabilidad.

Enfundado en una gorra deportiva y unas gruesas y oscuras gafas de sol, Guillermo Niquén, a pesar de la barba y el bigote, denota una joven serenidad, haciéndonos olvidar sus más de cincuenta años. Si bien, experiencias dolorosas y depresiones del momento, le han hecho pisar tierra. Sus ganas de triunfar y su obstinada pasión por el arte, pintura y música, lo salvan del infierno y el caos.

Es un artista egresado de la Escuela Nacional de Bellas Artes de Lima. Nació en Lima, de padres norteños, precisamente de Monsefú, el arte lo lleva en las venas según él mismo confiesa. Desde 1977 viene exponiendo en muestras colectivas tanto en el Perú como en el extranjero, también participó en muestras individuales en varias galerías de Lima como la de Petroperú, Cosmos, del Club de la Unión y la Marc Chagall del Instituto peruano ruso. Realizó una muestra individual en Roma Italia en la Galería “IL Saggatore”.

¿Cómo nace su vocación por la pintura?
“Yo siempre he pintado, siempre he dibujado desde muy chico. A tal punto, que cuando fui a visitar a mi hermana, ella me enseñó unos dibujos que yo ni me acordaba que los hice de niño. Todos mis hermanos dibujan pero yo soy el único loco que lo hago profesionalmente”.

¿Qué pintores han influenciado en su estilo?
“Tengo algunas referencias. Sobretodo de los grandes maestros. Una de las corrientes que siempre me ha gustado es el impresionismo. He tomado de todos los maestros. Porque cada uno tiene una particularidad que a uno lo motiva. Y me he enriquecido tomando lo mejor de cada uno”.

¿Qué es lo que inspira para crear?
“Escucho música desde Bach hasta Béla Bartók. Hay obras que me motivan, me exigen atención. Actualmente estoy escuchando un concierto de Bartók, compositor húngaro. Es una música aparentemente compleja. ¿Conoce Usted a Kandinski? Es un pintor ruso. Esta sinfonía se parece al cuadro de Kandinski. Hace pa pa pa… Manchas… Rayas… como abstracto. Así le exige a uno para poder entender las obras musicales. Contienen armonía, melodía”.
La música tiene una presencia muy fuerte en su vida. Eso se refleja en gran número de sus temas. Pues Niquén dispone de una discoteca en la que guarda más de dos mil discos.

Emocionado, intentó explicarme lo mucho que le agrada escuchar música contemporánea, confirmando de este modo que ella es una de sus grandes inspiraciones para crear. “Trato de buscar la mejor. La clásica, la romántica, la popular, desde un huayno hasta los Rolling Stones”.
Los pinceles y las notas musicales ocupan buena parte de su tiempo. En sus óleos, una vendedora de chicha se puede ver envuelta con colores fuertes, producto de la mezcla de sonidos que bullen en su cerebro, ya que acostumbra escuchar desde un matiz andino hasta la guitarra de Jimmy Hendrix o de los King’s.

Sus manos y sus labios, a la par que su cabeza, se mueven al ritmo de su intención y recuerdos. “Para poder captar esas cosas, esas características, uno tiene que ponerle atención porque Béla Bartók es un loco. Y ahora me he enterado de un polaco que se llama Pendereki. La vez pasada lo he visto en televisión. Había hecho una obra de cámara en la que no usaba batería ni timbales. Había hecho una pared, como con latas de leche Gloria de diferente tamaño pero eran tambores.

Su corazón y su rostro se encienden al compás del entusiasmo de contar.”El músico, el percusionista no tocaba con timbales sino tocaba con eso… Tim… pam… pum… como una especie de contrapunto. Loquísimo, loquísimo. Te lo recomiendo”.
Más adelante, consciente de su delirio al rememorar sus músicas predilectas, planteó: “Yo no plasmo la locura en mi arte sino más bien creo que la locura es lo normal, lo común. Lo contrario, lo opuesto es lo racional, lo sereno frente a esta locura de sociedad que vivimos. Cuando uno debe ser sereno y no dejarse arrastrar por todas estas cosas”. Encorajinado con este tipo de reflexiones, añadió “En la televisión nos bombardean con estas cosas y uno no va a correr a comprar todo es por eso que uno tiene que tener una actitud más serena”. Sabios comentarios que lo retratan como un apasionado, un fanático que sabe disfrutar de una música que alimenta su espíritu, nutre su creación e inspira sus pinturas.

¿Cuánto tiempo le dedica a su arte?
“Esta actividad, la de pintar, es difícil. He adaptado un taller en mi casa. Me dedico diariamente a pintar doce horas al día. Tres días a las semanas estoy en el parque, o sea aquí vengo solo los fines de semana pero normalmente pinto todos los días. También me dedico a dibujar”.
Cuánta dedicación, cuánto esfuerzo implica la entrega al arte y Guillermo Niquén está entregado en cuerpo y alma. Se nota en la forma cómo defiende su absoluta fidelidad a las artes más entrañables para él: la pintura y la música.

Arrumados encima de un banquito expone varios dibujos y caricaturas pero en primer lugar resalta su propia caricatura, constituyéndose en una gran publicidad. Esto atrae muchos clientes porque comparan la obra con el autor. En vista de la actual recesión, casi todos los pintores del parque han optado por abaratar sus obras simplificando materiales y soportes.

Veo que se dedica también al dibujo y la caricatura ¿Cuál es más rentable el dibujo o la pintura?
“Bueno, nunca se sabe. Es como una ruleta. A veces salen más los dibujos, las caricaturas y algún que otro cuadro. A pesar de que los precios son módicos porque tengo cuadros desde cincuenta soles y las caricaturas varían entre diez y quince soles. Además el dibujo siempre es la base para la pintura. Yo ofrezco dibujos a las personas. La verdad es que miran, felicitan, pero se quedan en eso. Otros les dan solamente un vistazo”. Atribulado por las pocas ventas, sus palabras exteriorizan una gran verdad, desafortunadamente el arte no está muy difundido y son pocos los que saben valorar.

¿La respuesta de la gente es buena? ¿Quiénes son los que más le compran? ¿los turistas extranjeros o los peruanos?
“A veces compran los turistas o los nacionales. No hay mucha diferencia. Compran poco. Pero ya vender es un logro. Ya que el arte siempre es para una minoría las grandes mayorías no saben apreciarlo. Los turistas muchas veces bien por el crack, la coca, a divertirse. No cultivan el espíritu. No les interesa el arte”.

Muchas personas se acercan a admirar sus cuadros. ¿Cuáles son comentarios más frecuentes que recibe acerca de sus obras?
“Actualmente lo que más les llama la atención es el color. El color de los cuadros. No pretendo copiar la realidad. Sino a partir de allí el acento que ele pongo es el color. Abstracto no hago. Son cuadros figurativos. Lo que hago no son cosas que las elaboro metódicamente. No es un proceso. Son cosas espontáneas”.

La obra de Niquén está planteada en el realismo, es decir, su objetivo es dar una representación verídica, objetiva e imparcial del mundo real, basada por supuesto en una observación meticulosa de la vida y del momento. Es una obra plasmada absolutamente dentro de lo figurativo. La realidad que el pintor aprecia y su interpretación personal.

Por los cuadros que se observan, Niquén está interesado profundamente en el paisaje urbano de la capital y la colorística vernacular de los bailes peruanistas, tales como los danzantes de tijeras y otros temas, personajes rurales, mujeres andinas y músicos, protagonistas principales de sus lienzos pero asumidos con técnicas impresionistas e incluso expresionistas, Niquén avanza en su pintura enfatizando en lo nuestro.

¿Cuál es la temática de sus obras?
“El tema que traigo y que Usted puede apreciar aquí, son las calles, las viejas casas de Lima”. Un tema recurrente en la pintura de Niquén son “sus casonas”. Aquí recoge las vistas de una Lima que contrasta con la zona moderna de la capital. “Al público le interesa lo que pinto. Les llama la atención”.

¿Aparte de pintar a otras actividades se dedica?
“A parte de pintar me dedico a sobrevivir. De acuerdo a las circunstancias también atiendo a mi familia”.
Los pintores fueron pioneros, aquí en el parque de Miraflores, en mostrar arte. Ahora, están flanqueados permanentemente por muestras como esta exposición de flores que tiene mucha afluencia de público. También tienen éxito exhibiciones de fotografía, artesanías, etc. Pero no lo olvidemos el gran mérito les pertenece a los pintores.

¿Qué opina de las muestras o exposiciones que se dan en el parque?
“En principio es bueno que la Municipalidad promueva la pintura y todas sus manifestaciones. Yo me alegro. Pero a veces éstas nos quitan público, posibles compradores. La gente siempre prefiere lo nuevo, lo novedoso. Y eso redunda en desmedro de lo nuestro”.

¿Y Ustedes reciben algún apoyo de la Municipalidad?
“Nos permiten estar acá sin todos los proceso burocráticos… Eso ya es un apoyo y también nos dan otro tipo de consideraciones. Pero la Municipalidad vela por sus intereses. El parque es un punto de convergencia de un público de toda la ciudad. Entonces lo utilizan para diferentes eventos como éste de las flores. Después le dan otros usos, campañas, cursos, corsos y nosotros tenemos que hacernos a un lado. Es la actitud que toma la municipalidad. Bueno, pero que les podemos decir… Nos dan este espacio y ya. Gracias”.

Si pudiera decirles algo a las autoridades ¿Qué les diría? ¿Algún reclamo o pedido?
“Bueno, nosotros mantenemos un buen trato con la Municipalidad. Ahora existen cosas que pueden mejorar pero hay conductos ¿no? Cómo se puede llegar a esto, etc. Por ejemplo en vista que los cuadros soportan el sol y el aire libre, hemos planteado a la municipalidad, poder tener sombrillas para proteger nuestros lienzos del sol y la lluvia. A la directiva de acá yo les he dicho que hagan, que pregunten, que pidan… Son cosas insignificantes. El tema es que nosotros debemos mejorar”.

Niquén ya cumplió siete años exhibiendo en el parque pero la asociación de pintores tiene mucha más antigüedad: “Esto tiene una historia. A partir del terremoto del setenta, que yo sepa, unos pintores hicieron muestras aquí, a beneficio de los damnificados. Entonces se generó una corriente con continuidad hasta la fecha y desde entonces ha habido gente que ha querido aprovecharse, alcaldes que han dicho y que no han hecho. En fin, es todo un proceso. Ahora ya tenemos un reconocimiento formal. Y hacemos los pagos que nos han indicado y ya es así. ¡No hay más!”.

Con la experiencia que tiene por su paso por la Escuela Nacional de Bellas Artes de Lima por su propia trayectoria artística y por su diaria observación, puntualizó unos originales conceptos que tienen que ver con el arte y un positivo mensaje para la juventud peruana.

Si tuviera que dar un mensaje a los jóvenes para que aprecien y valoren el arte ¿Cuál sería?
“El problema no es de los muchachos. El problema es la educación. Porque básicamente sí es un problema de la educación, porque no los educan con una buena dirección. Porque el arte es el elemento fundamental. Es lo que nos diferencia de los animales. Las hormigas y las abejas trabajan. Pero lo que nos diferencia de ellas es que nosotros tenemos razonamientos. Entonces es eso. Ellos, a los educadores hay que decirles… Son ellos los que tienen la obligación. Tenemos un Estado, un Ministerio. Ellos son los indicados. Pero en la actualidad, esto es un negocio más”.

Me despedí del artista Guillermo Niquén con la sensación de haber conocido una persona auténtica, un pintor que se aferra a sus conocimientos y a sus técnicas que ele vienen desde su niñez y que, para bien o para mal son la razón de su vida. El pintor se despidió con un caluroso apretón de manos y agradeció con sinceridad. Elementos ineludibles que me demuestran su afán de comunicación y su calor humano.
Después de todo, a través de sus palabras, resalta un hombre que lucha por la vida con los instrumentos que ha adoptado por instinto y estudios. Y que con vitalidad, esfuerzo y solidaridad, continuará ofreciéndonos arte durante muchas décadas más.

Obras pictóricas

A la búsqueda de la Identidad Perdida

Ingresar al Museo Nacional de la Cultura Peruana debería llenarnos de orgullo, al comprobar la riqueza creativa y el enorme talento del peruano de las tres regiones. Lástima que este espacio adolezca de tantas deficiencias.

Silencio sepulcral, pasillos vacíos, salas de exposición desprovistas de buena iluminación. Es la triste realidad de este otrora gran museo. Es una pena que este gran museo con toda la riqueza de su patrimonio ha sido considerado fuera del circuito turístico de Lima Metropolitana afirmó la encargada del boletaje. Gravísimo error que las autoridades pertinentes deben enmendar.

Los museos del mundo están cambiando, los están dotando de mayor vida, más movimiento, juventud. Novedosas campañas para visitas guiadas, no solo de esuelas y colegios sino de obreros, sindicatos, empleados y ciudadanos en general. Programaciones más ágiles y activas. Los niños y jóvenes deben estar constantemente desfilando por sus pabellones. Aprendiendo, interesándose por la cultura. Solo se ama lo que se conoce. El Ministerio de Educación tiene mucho que ver en este rubro. Los maestros deben ser los primeros guías. Hace unos años se notaba el entusiasmo, la alegría en las aulas ante la cercanía de una visita a cualquier museo. La expectativa era grande. La juventud siempre desea experiencias nuevas. Conocer mejor nuestra historia nos llevará a amar a nuestro país.

La visita a un museo tan céntrico debería ser una experiencia gratificante. En cambio se ha convertido en un lugar poco frecuentado. Y eso es una gran lástima. Al llegar a la cuadra 6 de la Avenida Alfonso Ugarte, cruzando por la Plaza Dos de Mayo, encuentro un edificio desvencijado, descuidado a tal punto de convertir uno de sus muros en urinario. Es una vergüenza no valorar ni respetar una arquitectura sacra, inspirada en estilos neocolonial y neoinca. El edificio fue diseñado por el arquitecto polaco Ricardo Malachowski. La fachada de este Museo es muy original y atractiva, destaca una fuerte presencia de formas y motivos tomados de las culturas Tiahuanaco e Inca.

Desde 1946 se convirtió en sede del Museo Nacional de la Cultura gracias a la gestión de Luis E. Valcárcel, su primer Director. Inicialmente fue construido por iniciativa de Víctor Larco Herrera en 1942 para albergar su colección arqueológica; el museo fue adquiriendo unos años después, durante el gobierno d Augusto B. Leguía, por el Estado Peruano para inaugurar la Sección Arqueológica del Museo Nacional.

La búsqueda de identidad nacional no solo se caracterizó por las formas arquitectónicas y escultóricas sino, sobre todo, por la presencia de los pioneros en el estudio de la cultura nacional: Max Uhle, Julio C. Tello, Luis Valcárcel, José Sabogal y José María Arguedas, entre otros.
El Museo, de hecho es, un símbolo cultural del país y muestra la esencia del proceso cultural, incidiendo en lo popular en base a los aportes de la etnología, la antropología y la etnohistoria. Posee la colección etnográfica más importante del país, conformada por miles de piezas andinas y amazónicas tales como alfarería domestica y ritual, mates burilados, retablos e imaginería, textiles, adornos corporales y ceremoniales, cestería, cerería, objetos en cuero, hojalata y madera, juguetes e instrumentos musicales tradicionales. Predomina la gran calidad estética que conforma el Arte tradicional peruano. Se exhibe la cerámica de Quinua (Ayacucho) y la cerámica vidriada de Santiago de Pupuja (Puno), imaginería de los grandes maestros cusqueños como Hilario Mendívil y Santiago Rojas, retablos de Joaquín López Antay, Jesús Urbano, entre otros.

Los famosos Toritos de Pucará, conopas, Amarus, iglesias de techo, músicos y una variedad de recipientes rituales y de uso cotidiano muestran la variedad de funciones y estilos de cada región. La visión andina de la imaginería cristiana y el sincretismo mágico-religioso pueden apreciarse en las numerosas advocaciones de vírgenes, Cristos y santos, en los Sanmarcos religiosos y en los retablos profanos, en las “cruces de la pasión”, que presentan una mezcla de devoción religiosa, de rito y de temas costumbristas. Destacan también las pequeñas y bellas imágenes talladas en piedra de Huamanga, las illas de berenguela, los q’eros, los mates burilados y la platería de maestros orfebres, además de una notable colección de textiles etnográficos y objetos de las etnias y poblaciones de la amazonía peruana. Igualmente se conservan diversos objetos relacionados con saberes, conocimientos y técnicas asociados con las distintas formas de vida y subsistencia.

Toda esta belleza se ve ensombrecida por la falta de luz en algunas vitrinas del primer piso y la falla más flagrante la falta de luz en el pabellón izquierdo del segundo piso, dedicado a la amazonía peruana. El electricista del Museo comentó que él está atado de manos pues habiendo presentado la lista de elementos necesarios para refaccionar las fallas, debidas a la humedad y las lluvias filtrantes en el techo, hasta la fecha las autoridades del Instituto Nacional Cultura no se pronuncian al respecto. Esto está propiciando un deplorable aspecto. Al abrir las cortinas para que ingrese la luz, el sol está deteriorando las delicadas plumas de los tocados y coronas selváticos, poniendo en riesgo de este modo, las piezas de madera cercanas a la ventana. El bibliotecario señaló que se espera, tal como vienen ofreciendo desde hace un buen tiempo, una total remodelación del Museo y su relanzamiento.

Todos los elementos positivos harían de este Museo uno de los mejores pero la verdad es que turistas y visitantes brillan por su ausencia. Es por la zona -dijo el guía- no hay donde estacionar los autos, ninguna cochera cerca y lo peor es que está en una zona considerada altamente peligrosa para los turistas porque hay muchos rateros y delincuentes. Todo esto aleja a los interesados tanto nacionales como extranjeros.

Los guías turísticos en nuestro país no tienen una preparación adecuada y en este caso, sin estar suficientemente capacitados, acostumbran cobrar por sus servicios pues no perciben sueldo estatal.
Es justo resaltar los servicios a la comunidad prestados por esta entidad, pues dictan diversos talleres dirigidos a estudiantes, investigadores, artistas, artesanos y al público en general, tales como bordados, telar de cintura, tintes naturales, marinera norteña, guitarra, charango y cajón peruano. A juzgar por la variedad de opciones significa que hay un público local ansioso de avanzar en estos campos. También existe el servicio de una biblioteca especializada en arqueología, antropología, historia del Perú, literatura peruana, lingüística y arte popular.

Visitar este Museo es confrontar la fabulosa riqueza del ingenio de nuestra gente. Tomar conciencia de ello nos conduce directamente a enorgullecernos de nuestra peruanidad. Pese a que este recinto, actualmente, se asemeja a un mausoleo, no sólo por la absurda falta de visitantes sino por la atmósfera que se respira en sus instalaciones, es digno de subsanar todas sus deficiencias. Es importante que se lleve a cabo lo más pronto la remodelación prometida, ya que el Museo nos permite conocer y apreciar la diversidad cultural del Perú y los conocimientos desarrollados y transmitidos a lo largo de milenios, que se han mantenido vigentes a través de varias generaciones. Todo esto contribuye a conseguir la tan ansiada identidad nacional.

Museo

Museo Nacional de la Cultura Peruana

Congestiones y malestares al por mayor

Todo el ajetreo que vive Lima por mejorar aunque esto genere molestias en los ciudadanos.

Son las 7 de la mañana y el bus de la línea 73, repleto de pasajeros se enrumba desde la avenida Angamos hacia el Centro de Lima. Transitar de Miraflores a Lima se convierte en un tormento a causa de los constantes atajos que los vehículos deben sortear siguiendo las variantes que la Municipalidad Metropolitana va imponiendo en función de los avances de las obras. Especialmente entre las cuadras 23 y 25 de la Avenida Arequipa cuando el autobús tiene que doblar hacia Petit Thouars y luego ingresando a Aramburú, retomar la Avenida Arequipa. ¡Qué pesado se hace el camino y qué lentitud!, opinó una de las pasajeras que se angustiaba por el retraso que le causaba esta congestión.

Este recorrido normalmente dura 45 minutos, en la actualidad lo realiza en hora y media y a veces más por todos los cambios realizados en las diferentes vías. De igual manera al retornar de Lima a San Isidro, Miraflores, Barranco, Chorrillos e internarse en el Cono Sur, los rostros de los pasajeros al llegar a la intersección Arequipa-Javier prado, que es la más problemática, se tornan neuróticos ante la desesperación de no avanzar. Atascados cuadras enteras, la paciencia se agota y observo impotente desde mi asiento la angustia de los viandantes, un desfile interminable de peatones apurados, los bocinazos de los automóviles nos alertan sobre su malestar y su protesta. Dentro del bus los minutos se tornan interminables, la gente se para, grita, el equilibrio de la gente va declinando. Se siente el malestar y la agresividad empieza a mostrar los dientes por los contratiempos y fastidio que causa esta congestión.

“A veces me imagino subida en un avión, pasando a estas malditas filas de carros que no me dejan avanzar”, reniega María García que demora 15 minutos en conducir su auto por el trayecto que abarca el puente de Javier Prado hasta la avenida Arenales. Entre la tercera y cuarta semana de enero, El Diario “El Comercio” recogió testimonios de los transitan por la avenida Javier Prado. En todos se encuentra un denominador común: la incomodidad.

En la calle se escuchan las airadas protestas de los choferes y conductores de medios de transporte público y privado. El problema no radica solamente en las obras que se están realizando en las arterias de la ciudad sino principalmente en la falta de coordinación entre los municipios distritales y la alcaldía metropolitana de Lima para ejecutar estas obras.

Carola Cuadros, Ingeniera coordinadora de proyectos de la comuna Metropolitana, enfatizó para Perú21, que han tenido que variar los desvíos inicialmente planificados en la zona de la Estación Central del Metropolitano, debido a los trabajos que han iniciado las municipalidades de Breña y Rímac. “Se había previsto que los vehículos que salían del Centro de Lima tomaran la Avenida Garcilaso de la Vega, pero ahora esa vía tiene un flujo mayor de lo habitual debido a las obras que han iniciado otras comunas. Por ello tuvimos que adecuar nuestro plan inicial”, puntualizó Cuadros.

La gente está esperanzada en el alcalde de Lima. Los limeños esperan que el alcalde Luis Castañeda Lossio asuma un mayor protagonismo en la solución tanto del caos vehicular como de la inseguridad. Así lo confirma una encuesta de Instituto de Opinión Publica de la Pontificia Universidad Católica del Perú, realizada por encargo de la Organización Ciudad Nuestra. El estudio revela: 13% de los entrevistados dice que la Municipalidad de Lima debe colaborar en la lucha contra el crimen organizado, el 25% opima que debe acabar con la congestión en las calles y el 19% exige que haga algo para reducir la contaminación.

Luis Quispe Candia, Director de la Consultora en Trasporte Luz Ámbar, criticó la falta d e coordinación entre los municipios distritales y la municipalidad provincial: “Esas omisiones causan molestia en la población pues, al final, no se cumple lo establecido”.
Alberto Andrade, parlamentario y ex alcalde de Lima, en una entrevista para la Agencia de noticias ANDINA, responsabilizó a su sucesor Castañeda Lossio por el caos vehicular que padece la ciudad, por no haber planificado y coordinado con los alcaldes distritales la ejecución de las obras viales, buscando la manera de no perjudicar a los vecinos.

Los dolores de cabeza por las numerosas obras que interrumpen el tránsito por toda la ciudad, la desesperación y estrés que miles de limeños experimentan por los sucesivos desvíos vehiculares, se multiplicarán cuando la Municipalidad de Lima, junto a otras comunas distritales, cierren parcialmente un conjunto de importantes avenidas en la capital. Según informó CPN Radio, el público pide que estas labores se realicen de madrugada, ya que en la mañana se genera un verdadero caos.

Un acierto que hay que destacar, la obra más reconocida de la gestión de Castañed es el corredor vial Metropolitano o corredor segregado de alta capacidad (Cosac) que unirá 13 distritos de Lima, desde Chorrillos hasta Comas. Su construcción iniciada en abril, tiene por objetivo reducir los índices de congestión y de contaminación ambiental con la circulación de buses de alta capacidad impulsados a gas natural vehicular.
Por su parte, Javier Piqué, Decano del colegio de ingenieros de Lima, invocó “está bien que se hagan estas obras pero la solución no está completa”. Exigió a su vez, a la Municipalidad Metropolitana de Lima, instalar semáforos, arreglar las pistas dañadas, instalar señalización en las avenidas y calles más críticas con la finalidad de acabar con el congestionamiento vehicular que reina en la ciudad.

Según con los analistas, es necesario reordenar las rutas y disminuir las líneas de transporte público para acabar de una vez por todas con este flagelo. Con semáforos y todo, las intersecciones de las avenidas Javier Prado y Petit Thouars son complicadas. Juan Tapia, Presidente del Centro de Investigación y Asesoría del Transporte Terrestre (Cidatt) reveló que la avenida Javier Prado, posee uno de los más altos índices de circulación de automóviles en Lima. “Hay casi 5 mil vehículos en circulación en las horas de más congestión”, señaló. Según el informe hecho en setiembre del 2007 por la Policía de Tránsito, en horas punta pasan casi 360 carros en cinco minutos por el cruce de las avenidas Arenales, Basadre y la cuadra 2 de Javier Prado Oeste. El Comercio comprobó que cuando se detiene un minuto el paso por Javier Prado se acumulan en esta zona 75 vehículos aproximadamente que seguirán por San Isidro.

Que un auto se demore 15 minutos en recorrer nueve cuadras (entre el puente Javier Prado y la avenida Arenales) es un retraso inadmisible para bomberos y paramédicos. Sin embargo, ese es el riesgo que asumen las cinco compañías de bomberos y las 18 empresas de paramédicos que transitan por la avenida Javier Prado. Pese a que la Ley 27200 brinda preferencia a las ambulancias en la circulación del tránsito, la norma muere por la congestión. De otro lado, un estudio del Ministerio de Transportes y Comunicaciones realizado el 2005 registró 137 problemas de tránsito en estas nueve cuadras.

Tapia argumentó que si la Alcaldía no toma medidas complementarias durante la aplicación de los desvíos, como restringir el paso de colectivos o taxis, no habrá forma de evitar congestiones.
Uno de los problemas que originan más daños es la posibilidad que tienen los vehículos de voltear a la izquierda. Esto se observa tanto en las avenidas Arenales, Petit Thouars, Paseo Parodi, Rivera Navarrete y Francisco Masías.  “Debería prohibirse voltear hacia la izquierda como ya se realiza en otras capitales sudamericanas”, sugirió Luis Quispe Candia. También criticó a la comuna limeña por no anunciar las restricciones con por lo menos un par de meses de anticipación.

Lima, La Ciudad de los Reyes, es una de las cinco ciudades con el aire más contaminado de América Latina y, además, posee una gran contaminación sonora. En la última encuesta de la Universidad Católica se puso de manifiesto que el problema más grave de la capital sigue siendo el transporte y dentro de este rubro el mal estado de las pistas y la congestión vehicular.

Cabe resaltar la iniciativa del diario El Comercio que por segunda vez, lanza una campaña periodística de suma importancia: Lima en Luz Roja, que se viene realizando desde enero de este año, para solucionar la crisis del tránsito vial, para mejorar el tránsito en las diferentes calles y avenidas de la ciudad.

En estos tiempos críticos de insolvencia vehicular, caos urbano a causa precisamente de un mejoramiento que tarda, en vista a la cercanía del Foro de Cooperación Económica Asia Pacífico (APEC) en noviembre, lo más resaltante de todo es cómo surge, de uno y otro lado, el deseo de prosperar, de salvaguardar derechos en defensa del sufrido peatón, a favor del conductor y el pasajero, buscando mejorar la calidad de vida para todos los habitantes de esta ciudad.

congestión

Menos alcohol, menos delincuencia

Gracias a la aplicación del plan Zanahoria, la incidencia delictiva disminuyó en un 47 por ciento en el distrito de Surquillo.

11 de la noche de cualquier fin de semana. Bares de Surquillo atiborrados de parroquianos. 3 de la mañana. Peleas en plena calle, pleitos, enfrentamientos de pandillas, riñas callejeras, gritos estridentes de ebrios al paso. Violencia en las calles, crímenes y hasta muertes.

Este panorama va perdiendo fuerza pues el actual alcalde de este distrito, Gustavo Sierra, está empeñado en erradicarlo. En una de sus declaraciones para la Agencia peruana de noticias ANDINA, el burgomaestre aseguró que la delincuencia se redujo en un 47 por ciento en Surquillo. Se debe entre otras razones a la aplicación del “Plan Zanahoria”. Este programa restringe la venta y el consumo de bebidas alcohólicas a partir de las 23:00 horas.

El “Plan Zanahoria”, denominado así por el Ex Alcalde bogotano, Antanas Mockus, considerado el pionero en impulsar este procedimiento en su región. Fue diseñado con el fin de reducir los accidentes de tránsito y los niveles de delincuencia en la capital colombiana. Posteriormente fue adaptado por algunos alcaldes de Lima a sus respectivos distritos.
“En Surquillo, este programa se ejecuta con gran éxito desde hace cinco años y antes de poner en marcha esta iniciativa los índices de delincuencia superaban el 80% y hoy en cambio se encuentran en apenas 35%”, resaltó Sierra.

Caminar por las calles surquillanas o ir de compras a sus tres mercados populares ya no es peligroso como antaño. Vecinos reconocen que se han logrado notables avances en materia de seguridad ciudadana y que Surquillo, bautizado alguna vez como “Chicago chico”, ya no es uno de los distritos más peligrosos de Lima como lo fue hace algunos años. “Se han logrado avances en la lucha contra la delincuencia y eso está bien” confirman algunos residentes de esa zona.

Los señores de más de 50 años recordamos que anteriormente daba lástima vivir en este distrito porque hasta de la mano te arranchaban en el mercado San Felipe, en los mercados 1 y 2 había tanta delincuencia. Se ha avanzado notablemente en cuanto a seguridad ciudadana” reflexiona Luis Cuilla, surquillano de nacimiento.

Hace 10 años no se podía caminar en este distrito, era una cosa atroz, si Usted volteaba por Jirón Colina le arranchaban la cartera. Ahora yo veo una gran diferencia porque el Señor Alcalde se preocupa, yo veo que es así porque otras personas, las autoridades de la Comisaría también se preocupan”, aseguró Lucía Macedo, vecina de San Felipe.
“Como surquillana no me puedo quejar de la seguridad, hay policías por todos lados, últimamente no sólo los vecinos lo han notado, hay más efectivos de Serenazgo, incluso el pandillaje se ha reducido con respecto a otros años, por eso puedo decir que Surquillo está cambiando”, declaró Fortuna Taco Taco, vecina de la Asociación Santa Inés.

Definitivamente, con este tipo de planes conjuntos entre la Municipalidad y la Comisaría, con las nuevas adquisiciones de 41 videocámaras de seguridad, que vigilan las 24 horas el 100 por ciento de Surquillo, de esta manera, se convierte en un distrito piloto en el tratamiento del problema de inseguridad ciudadana y un modelo a seguir por los demás ayuntamientos. El alcalde Gustavo Sierra, en una entrevista para el diario “El Peruano”, señala que existe una conexión perfecta y directa con la Policía Nacional del Perú, tan es así que el comisario del distrito es el jefe operativo en las estrategias policiales sobre seguridad ciudadana. Y afirma que el plan Zanahoria no es el único programa operativo, también se desarrollan otras estrategias como el Plan Telaraña, el Plan Colibrí, entre otros.

De este modo, en el distrito de Surquillo, el Municipio y la PNP están ganando la batalla al consumo de licor y están dando el tiro de gracia a una lacra que era difícil de erradicar pero no imposible como ellos lograron demostrar. Rebajar del 80 por ciento al 35 por ciento la violencia delictiva, es una información digna de resaltar. Ojala que todos los distritos del Perú estén atentos ante experiencias positivas como éstas y los conduzca a emular su eficiencia.  

Inseguridad ciudadana

Anteriores Entradas antiguas

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.